5 Consejos para el Fotógrafo Viajero

En el último workshop que hice en Marruecos, Hannah, una gran alumna y mejor persona me preguntó: ¿Qué significa para ti la fotografía? «Es una buena pregunta» le dije, y lo que le contesté es algo que he tenido rondado en la cabeza desde entonces.

Un porcentaje enorme de lo que conlleva la fotografía callejera y documental va mucho más allá del resultado final, que es la foto en sí.

La parte más obvia y tal vez la más sencilla es el reconocimiento, una vez publicas, da igual el medio, tienes una gratificación instantánea solo por hecho de que tu trabajo está siendo visto por otras personas y esa es una sensación bastante potente. Sin embargo, uno no se hace fotógrafo o tiene esta afición solo por eso.

© Christelle Enquist

fotógrafo viajero

Para mí la fotografía es todo el proceso que culmina en fotografía. Desde pensar en un destino, idear el viaje, los preparativos, imaginarme caminando por el lugar con mi bolsa al hombro y mi cámara al cuello mientras escucho el rezo de la tarde por los altavoces de una mezquita, y, sobre todo, el tiempo que estoy en el lugar explorando y conociendo a gente extraordinaria.

Al final fotografiar no solo se reduce a apretar el botón disparador, es toda la experiencia que hace que te emociones y todos los pequeños trucos que vas aprendiendo a lo largo del tiempo en cada viaje.

Como dentro de poco voy a estar unas semanas documentando la India y ya estoy preparando el viaje os voy a proponer algunos trucos que espero os sean de utilidad para cuando os vayáis de viaje fotográfico.

1. Viaja ligero.

En mis primeros encargos iba cargado de equipo a más no poder. En parte por paranoia y en parte por inexperiencia, me llevaba todo lo que tenía y eso es un gran error ya que primero, es agotador; pesa, te duele el cuerpo y además estás más preocupado de que objetivo escoger que de observar tu entorno. Lo mejor es hacer como los grandes maestros, una cámara y un objetivo, a poder ser fijo.

2. Lleva siempre una bolsa de plástico transparente.

Últimamente estos días la gente está bastante preocupada sobre las cámaras selladas en contra de los elementos y lo delicado que es el equipo. En realidad no es tan delicado. Desde luego que puedes tener mala suerte y hay que ser “cuidadoso” pero yo mismo he llevado una Fuji X100 desde el frío gélido de los Himalaya hasta increíbles tormentas de arena en el desierto del Sahara y nunca le ha pasado nada.

Una manera barata y eficaz de proteger tu cámara es con una bolsa de plástico transparente y un poco de cinta adhesiva. Además, así podrás ahorrar dinero para tus experiencias y no gastarlo en cosas.

3. Un pequeño mosquetón.

Fotografía callejera es igual a caminar y caminar, tener paciencia y caminar más por eso, aunque llevemos un equipo que pese poco al final el cuello acaba estando resentido. A lo largo de mis viajes he probado de todo, desde “blackrapids” pasando por correas de neopreno o correas de muñeca pero al final lo que mejor funciona es coger un pequeño mosquetón y enganchar la correa de toda la vida que viene con la cámara a el asa de la mochila que llevas puesta, de esta manera el peso de la cámara, ya sea mucho o poco se reparte entre los hombros y es mucho más cómodo, además de seguro.

4. Nike Free.

No tienen que ser necesariamente Nike ni Free, pero si tienen que ser cómodas, una de las cosas más importantes que debe poseer el fotógrafo viajero son un par de zapatillas muy cómodas. Te lo prometo te cambia la vida y es algo en lo que no pensamos del todo como deberíamos, y tener un par de zapatillas buenas y cómodas te van a permitir estar más tiempo en la calle y centrarte en tu fotografía (en vez del dolor que tienes en los pies).

5. Libreta y bolígrafo.

Una de las partes más interesantes de este tipo de fotografía es sin duda la gente que conoces y las experiencias que tienes. Aunque no seas de las personas más extrovertidas del mundo, habla con la gente. Interésate por ellos y su vida y anota en tu libreta todo lo que se te pase por la cabeza mientras viajas, tus reflexiones, los horarios en los que te gusta particularmente la luz en el lugar…y como no, los e-mails de aquellos a los que fotografías para mandar las fotos o retratos que has hecho.

Al cabo del tiempo esas libretas serán casi tan importantes como tus fotos.

fotógrafo viajero

Para terminar un consejo extra: lleva siempre de viaje algo que te haga sentir que eres uno de esos intrépidos fotógrafos de National Geographic. En mi caso, yo siempre quise tener una de esas bolsas Domke de lona que llevan tantos de mis héroes. No es lo más práctico del mundo ni tiene la mejor protección para mi equipo, pero cuando me encuentro caminando por alguna callejuela de un país extraño y está todo bañado por la luz de la hora dorada con mi cámara al cuello y mi bolsa al hombro pienso: esto es lo que quiero hacer siempre. Y eso para mi, es la fotografía.

También te puede interesar:

trucos composición
Portrait tip
Yemen by Samuel Aranda
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *