Entrevista con Javier Corso: Fotógrafo y fundador de Oak Stories.

La primera vez que vi un trabajo de Javier Corso fue en la primera de sus publicaciones de OAK stories. En la portada se leía “Singular Documentary Projects Aged 1 year” (Envejecido un año). Rápidamente, esa declaración de intenciones me llamó la atención y me llenó de curiosidad.

En esta era de las redes sociales y la inmediatez, un trabajo documental realizado con cariño y paciencia, llegando al fondo del asunto, no es común pero cuando lo encuentras se agradece. Y es que Javier no bautizó a su productora OAK (Roble) sin razón. Como el buen vino, las historias saben mejor cuando les das tiempo y cuidado.

En esta entrevista Corso nos cuenta algunas cosas sobre él y su singular manera de trabajar.

Jorge Delgado-Ureña: ¿Voy muy desencaminado en cuanto a la elección del nombre de tu agencia? Háblanos del inicio.

Javier Corso: OAK representa todo aquello en lo que nosotros creemos: que el tiempo favorece la calidad de las cosas, ayuda a que lo construido arraigue, y pone en valor el trabajo realizado con rigor y esmero. Nuestros valores se oponen al contenido de consumo rápido, y nos guían hacia una apuesta documental en la que el rigor informativo y la calidad audiovisual vayan de la mano.

JDU: Una de las cosas que llaman la atención cuando vas a la web de OAK es la figura del investigador/criminólogo. ¿Es algo común tener un perfil así en el equipo?

Javier Corso: No, no es para nada habitual, y reconozco que es la figura menos conocida dentro de la agencia. No obstante, OAK no existiría sin él. Alex Rodal, criminólogo de formación y sabueso vocacional, es la mitad de todo cuanto emprendemos; un nombre en la sombra (de la que me cuesta horrores sacarle) que idea e investiga cada uno de los temas que realizamos.

Nuestra relación se remonta a mis primeros años en Barcelona, cuando ni siquiera había optado aún por la fotografía como lenguaje, y la figura del detective trasnochado seguía estimulando mi imaginación romántica. Pero no fue hasta varios años después, en el transcurso de los cuales nos vimos crecer desde lejos pero sin perder el contacto, cuando a la vuelta del primer proyecto realizado en Benín me tomé un café con Rodal y pasó a formar parte de nuestra peculiar tripulación.

Su figura de investigador es clave para el tipo de proyectos que nosotros realizamos, en el que se invierte más tiempo en la preproducción que sobre el terreno. Alex cuenta, además, con una capacidad extraordinaria para adaptarse y aprender sobre nuevas disciplinas, lo que le ha valido para sumergirse en poco tiempo en un sector que desconocía totalmente y aplicar sus propios conocimientos y procesos para enriquecer el trabajo realizado en equipo. Confieso que yo no estaría al timón si no le tuviera a él de primer oficial.

JDU: Inviertes bastante tiempo documentando las historias. ¿Se vuelven algo personal?

Javier Corso: Siempre es personal.

La ventaja de ser una agencia independiente es que escogemos nuestros propios proyectos tomando como punto de partida el interés que tengamos en descubrir, explorar, documentar y compartir las realidades de nuestro mundo que desconocemos y nos fascinan.

Nuestro oficio es un estilo de vida, que nos exige mucho cuando estamos en casa, y que nos aleja de los nuestros durante ciertos períodos de tiempo, en el que además convivimos con el resto del equipo. Por ello nos gusta plantear cada proyecto como una aventura, un episodio vital para todos los implicados, en el que nos esforzaremos juntos por lograr objetivos, pero también por generar una vivencia digna, una hermosa historia en paralelo al trabajo que demos a conocer al mundo.

JDU: ¿Cuándo decidiste que ser fotógrafo sería tu profesión?

Javier Corso: Cuando entendí que la cámara podía ser mi billete de ida y vuelta. Es un objeto pequeño, ligero, cabe en una mochila y es capaz de generar en un instante lo que en mi juventud tardaba días en realizar con pintura o carboncillo. Me familiaricé con el instrumento y su lenguaje a los dieciocho años, pero no fue hasta los veintiuno cuando se perfiló en mi mente un primer esbozo de como aunar mis intereses vitales por descubrir el mundo que me rodea con una metodología de trabajo, cercana a las artes visuales, que me permitiera convertirlo en profesión.

JDU: Muchas veces me preguntan ¿Cómo es pasar tanto tiempo de viaje y fuera de casa?… ¿Cómo es pasar tanto tiempo de viaje fuera de casa?

Javier Corso: Pues lo cierto es que no paso tantos períodos de tiempo fuera de casa a lo largo del año, ya que la media de proyectos de largo recorrido que realizamos y en los que participo es de uno cada doce meses.

No obstante, cuando viajas al terreno durante un mes entero quienes peor lo pasan son los allegados que se quedan esperando, pues no siempre es posible mantener el contacto y no todos los destinos son igual de amables. Para los que nos desplazamos al terreno, es física y mentalmente muy exigente, pues sabemos que hay que cumplir y estar a la altura de los meses que llevamos preparando el proyecto. Tal vez, lo más delicado sea la gestión de las emociones con grupos de más de tres personas, pues hay que mantenerse alerta para resolver los posibles conflictos de forma inmediata y atajar las pequeñas crisis diarias para no contaminar la moral del equipo, evitando así que nuestro trabajo se resienta.

JDU: ¿A que personaje histórico vivo o ya desaparecido te hubiese gustado fotografiar?

Javier Corso: Alejandro Dumas, del que reza su epitafio que murió como vivió, “sin darse cuenta”. Un personaje lúcido y extravagante, aventurero y literato, cuya obra es un legado universal, y su biografía una brecha en el tiempo por la que me hubiese gustado colarme cámara en mano.

JDU: ¿Qué proyectos tienes pensados en el futuro?

Javier Corso: En abril regresamos a Japón para realizar un segundo episodio de nuestro proyecto Matagi, una comunidad de cazadores al norte de Honshu, la isla principal de Japón. En esta ocasión, contamos con el apoyo de National Geographic, quien nos ha otorgado una de sus prestigiosas becas de investigación y exploración para documentar la inclusión de las primeras mujeres cazadores en esta comunidad con más de cuatro siglos de historia.

JDU: ¿Réflex o Mirrorless?

Javier Corso: Réflex. Algunas de ellas son auténticos blindados, hasta el punto de que por mucho que sume artillería a mi equipo, mi primera cámara sigue acompañándome en cada viaje después de diez años.

JDU: ¿Qué fotógrafos te han inspirado?

Javier Corso: Robert Capa. Más su vida que su obra, pero sin duda su historia ha tenido influencia en la mía.

JDU: ¿Qué consejo le darías a alguien que empieza?

Javier Corso:Que empiece: “Audentes fortuna iuvat”. La fotografía siempre ha sido un oficio, y la formación es fundamental, pero en algún momento hay que cargarse la mochila al hombro y salir a comprobar cuando empiezan a temblarte las piernas, ya sea de emoción o de puro cansancio. No esperes gran cosa de tu primer viaje, pero esfuérzate en tratar de conseguir unos objetivos asequibles y a la altura de tus capacidades; verás que la vuelta quizás se haya convertido en tu mejor escuela. Los errores son lecciones para tu próxima preproducción, factores que ya nunca volverás a pasar por alto.

Dedica tiempo a conocerte, a estudiar y entender tus puntos fuertes y tus flaquezas, e invierte tiempo y recursos en fortalecerlas.

Muchísimas gracias, Javier por tu tiempo y por esta entrevista tan interesante.

Queridos lectores, si queréis ver más trabajo de Javier, ¡pincha los enlaces!

Instagram | Facebook

Y para más información sobre Oak Stories y D.Oak Magazine:

WebInstagram | Facebook

¡Síguenos a nosotros también en Instagram!

@the_raw_society | @jorgedelgadophoto | @christelle_enquist

También te puede interesar:

Muharram Kashmir by Avani Rai
Mississippi Delta Cowboys and Cowgirls project by Rory Doyle
colour photograph by Vivian Maier
Raw streetphoto gallery
Tierra sagrada
Yemen by Samuel Aranda
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *