Entrevista con Samuel Aranda

Yemen by Samuel Aranda

© Samuel Aranda – Yemen, fighting for change

Cuando te imaginas como puede ser un fotógrafo que ha ganado un World Press Photo of the year entre muchos otros premios, que colabora con uno de los periódicos más importantes del mundo y que en definitiva se dedica a viajar por el mundo cubriendo conflictos y dramas sociales, es fácil imaginarte al típico fotógrafo aventurero e intrépido con cientos de historias increíbles para contar. El hombre y su cámara contra los elementos y las balas.

Conocimos a Samuel en una cafetería de Barcelona, habíamos quedado para charlar sobre una colaboración que estábamos preparando para uno de nuestros viajes fotográficos en el que él haría de profesor invitado. Es una sensación particular conocer en persona a alguien a quien admiras, es fácil idealizar a la persona como el cliché del que hablábamos al principio, pero rápidamente nos dimos cuenta de que en primer lugar Samuel huye de ese tipo de adjetivos: fotógrafo-intrépido, fotógrafo-aventurero…fotógrafo de guerra. Y, en segundo lugar, que tiene una capacidad extraordinaria de conectar con la gente, y es que más allá del valor que hay que tener para ir a los sitios a donde él ha ido, creemos que lo que le hace tan buen fotógrafo es su capacidad de ganarse tu confianza en muy poco tiempo y la honestidad (a veces aplastante, como comprobareis a continuación) que proyecta.

En esta entrevista intentaremos saber un poco más de Samuel Aranda, fotógrafo, punto.

Samuel Aranda

© Samuel Aranda – Ebola hits Guinea Conakry

The Raw Society: ¿Por qué te hiciste fotógrafo?

Samuel Aranda: Pffff ¿enserio? (Entre risas)  Que coñazo tío. Pero coñazo por explicarlo yo otra vez, no por la pregunta eh.

Pues fue por accidente, yo pintaba grafiti y tenía la cámara con la que hacia fotos de mis grafitis y de cosas que pasaban por el barrio y luego por varias coincidencias empecé a vender las fotos a periódicos. Al principio sobre todo fue para ganarme la vida, un tema meramente de supervivencia económica, y luego ya se convirtió en lo único que se hacer (entre risas).

TRS: ¿Cual es la foto más difícil que te ha tocado hacer?

Samuel Aranda: A mí me han marcado mucho dos reportajes en mi vida.

Sobre todo, el tema de los refugiados me marco muchísimo porque pasaba en Europa. Hasta hace poco tenía esa idea un poco inocente de Europa, de que aquí se respetaban los derechos humanos, dónde la gente podía venir y tenían oportunidades, y ver de primera mano cómo hemos tratado los refugiados pues ha sido un choque de realidad demasiado duro. En otras ocasiones coges un avión y te vas a África u oriente medio y siempre hay una barrera cultural, luego coges un avión de vuelta y pones una barrera, bueno no es una barrera porque tengo muchos amigos allí y sigo en contacto con ellos, pero no afecta en tu hogar. Pero cuando fotografías a refugiados llegando a Europa o incluso llegan aquí a Barcelona o  la gente que les rescataban que son catalanes, los de ‘Open Arms’, pues hace que todo sea mucho más cercano y creo que eso lo hace más difícil.

Y el segundo fue lo del Ébola, por una cuestión de tiempo, fue un periodo de tiempo muy muy largo y fue muy intenso todos los días. Era poco práctico ir y venir por que tenías que hacer cuarentenas muy largas así que acabé estando 8 meses y fue muy duro.

Samuel Aranda

© Samuel Aranda – Refugee crisis in Europe

Samuel Aranda

© Samuel Aranda – Refugee crisis in Europe

TRS: ¿Que te pasó por la cabeza la primera vez que aterrizaste en una zona de conflicto?

Samuel Aranda: Supongo que quería volver. No sé cuándo fue la primera vez, creo que Palestina. Recuerdo la primera vez que escuche un tiro, fue en Ramallah durante un funeral, justo antes de la segunda intifada, y recuerdo al principio pensar “que hago aquí”, “que coño he hecho”, “quiero volverme a casa”, “esto nos es para mí” y luego ya pues empecé a engancharme, conocer a la gente y ya me gustó mucho más.

TRS: ¿Cual es ese proyecto que siempre has querido hacer y aún no has podido?

Samuel Aranda: Pues Japón, espero que sea pronto (entre risas), creo que sí. Luego Cuba siempre me ha llamado mucho la atención y el Transiberiano también es una historia que desde hace tiempo quiero hacer. Buscar un tema por allí, pero bueno, poco a poco.

TRS: Los proyectos que haces, ¿Se convierten en algo personal?

Samuel Aranda:  Si, cuando pasas mucho tiempo sí.

Se convierte en algo personal cuando ya estás viviendo en casa de gente, aparte de lo del Ébola, por ejemplo en oriente medio, donde pase muchos años o en Yemen que también estuve casi un año, pues se convierte en personal porque ya empiezas a conocer la gente, convives con ellos y ya no es solo un encargo de los que llegas a un sitio 2-3 semanas y te vuelves, sino que empiezas a tener amigos, una vida social que luego continuas desde distancia y eso hace que sea muy personal.

Ahora por ejemplo con Yemen, país al que tengo mucha afección, en donde me trataron muy bien, y del que me quede muy fascinado, todavía estoy en contacto con mis amigos fotógrafos de allí y cuando los llamo… la última vez paso con Mohammed Sayali, me estaba diciendo que todo bien, que no me preocupase, que toda la familia estaba bien y yo de fondo escuchaba los bombardeos. Esto hace nada, 3 semanas o un mes.

Samuel Aranda

© Samuel Aranda – Yemen, fighting for change

TRS: ¿A qué personaje histórico te hubiese gustado fotografiar?

Samuel Aranda: Nelson Mandela y Gandhi, los dos. Creo que son dos ejemplos de lucha por unos ideales.

TRS: ¿Qué equipo usas?

Samuel Aranda: Sony. Me cambie por un tema de peso y tamaño, sobre todo; y para ser más discreto. Viajo con 2-3 cuerpos, pero para trabajar nunca los llevo encima, solo me llevo una, incluso creo que mentalmente no llegaría (entre risas) me lo tengo que poner fácil.

TRS: En una época en la que la fotografía está bastante devaluada, ¿Cómo consigues tener tanto volumen de trabajo?

Samuel Aranda: Es que yo no creo que la fotografía este devaluada, yo lo que creo es que en España hay muy pocas opciones y no se valora este oficio. Pero por ejemplo fuera cada vez hay más opciones y la fotografía cada vez está ocupando espacios en donde antes no había fotografía: A nivel de fundaciones, de museos, de festivales, sitios en donde antes solo había pintura y artes “más clásicas” y ahora está saliendo la fotografía. Yo creo que hay un montón de posibilidades.

¿Y cómo conseguir currar tanto? Pues básicamente olvidarse de los clientes de aquí (España). Es lo único que he hecho, desde hace muchos años que no trabajo con clientes de aquí, ahora casi todo es New York Times y con franceses, holandeses, pero españoles…

Samuel Aranda

© Samuel Aranda – Nomads of the Sahel

Samuel Aranda

© Samuel Aranda – Nomads of the Sahel

TRS: ¿Cómo ves el futuro de la profesión?

Samuel Aranda: Creo que las cosas están cambiando, que el digital por ejemplo ha hecho que mucha gente tenga acceso a la fotografía, pero sí que creo que el formato con el que yo empecé, el de tener un encargo, ir a un sitio, hacer un reportaje y entregar los carretes, eso se va a acabar.

Ahora se llevan más formulas, en donde tú te encargas del proceso fotográfico y de buscar la idea, desde realizarla hasta como mostrarla. Por ejemplo, trabajar en equipo, tema multiformato, como el proyecto de Mali que hice de los nómadas. Yo creo que eso se acerca más al futuro de lo que tendrán que hacer los fotógrafos. El de Mali era un proyecto cooperativo de 4-5 personas en el que se pensó la idea, como se iba a exponer, antes incluso, de empezar a fotografiar. Por ejemplo, dentro de ese equipo, una de las personas, Jorge, se encargaba exclusivamente del tema directivo, de buscar el dinero, de donde se iba a exponer el tema, representación, cosas que, si un fotógrafo trabaja solo, tiene que hacer por su cuenta.

TRS: Casi todos los fotógrafos tienen un espacio especial en el corazón para un país que ha visitado ¿Cuál es el tuyo?

Samuel Aranda: Yemen y Pakistán. Son donde más he aprendido a nivel personal.

Son lugares con muchos estereotipos y a dónde vas con muchas ideas preconcebidas, incluso con prejuicios. Al llegar allí te das cuenta de que es absurdo. En Pakistán estuve varios meses y no recuerdo pagar ni 5 noches de hotel, todo el mundo te invita, luego llegas a los pueblos y la gente es fabulosa, fue muy bonito. Y Yemen igual. La primera vez que llegue allí fue en medio de la guerra, durante la caída del presidente Ali Abdullah Saleh, la gente no hacía nada más que ayudarte y ponértelo fácil. Además de que culturalmente y arquitectónicamente son fascinantes los dos. Están todavía muy sin tocar y no contaminados por occidente.

Samuel Aranda

© Samuel Aranda -Pakistan in Kodachrome

TRS: ¿Qué le dirías a los fotógrafos que empiezan?

Samuel Aranda: Que se vayan de aquí, de España, que no hay que perder el tiempo. Además, lo digo desde un punto de vista positivo, no me gusta decir “no hay nada que hacer, no hay oportunidades”, no no, el tema es que tenemos un tiempo limitado en nuestra vida, un tiempo en el que además cada uno se forma una carrera, yo creo, entre los 25-35 años, y en esos 10 anos hay que darlo todo y darlo todo en un sitio que tenga sentido, España no lo tiene. Les diría eso, que se vayan fuera.

Y luego que, a nivel de equipo, sobre todo porque la gente se obsesiona mucho con que cámara fotografiar y cómo hacerlo, creo que es mucho más importante fotografiar y salir afuera más que preocuparse del equipo.

TRS: ¿Un héroe?

Samuel Aranda: ¿Un héroe? Solo tengo uno: Messi.

Y aquí se acaba la entrevista de este increíble fotógrafo y amigo.

Para ver más trabajo de Samuel puedes entrar en su página web y seguirle en Intagram y twitter.

También te puede interesar:

Raw streetphoto gallery
mission gold
Yemen by Samuel Aranda
Fabrice CIlpa
sixstreetunder Craig Whitehead
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *