Hacer fotos en Marruecos

Hacer fotos en Marruecos es difícil. Punto.

No hay manera de endulzarlo con grandes experiencias personales (que las tendréis) con la maravillosa gente de ese país, simplemente es así.

En cualquier caso, como fotógrafos aventureros y callejeros sabemos que un viaje del que volvemos sin capturar la vida de la gente, sus costumbres y sus colores, es un viaje perdido.

Así que ahí van unos consejos prácticos que nos ayudarán a sacar el máximo partido en situaciones en las que, una cámara, no es muy bien recibida.

1. Conoce la cultura.

Sí, es el gran tópico, pero de verdad de verdad que funciona; en Marruecos, hay un gran contraste entre la enorme amabilidad y hospitalidad de la gente con lo poco que les gusta como pueblo que les hagan fotos.

Cuando vas por las medinas o los mercados, o cualquier sitio en realidad, tranquilamente con tu cámara buscando ese “momento decisivo” te darás cuenta de que te ven venir desde muy lejos y se van a cubrir la cara o simplemente te van a decir que fotos, no. Pero la cuestión es que esa actitud, viene marcada por una percepción de la privacidad muy marcada y incrustada culturalmente desde hace más de mil años. Cuando estés caminando por una medina te fijarás que en absolutamente ninguna calle hay un balcón, cualquier tipo de terraza va a estar siempre en los interiores, de hecho ni siquiera encontrarás una puerta de entrada en frente de otra.

Sabiendo eso hay que entender que no es una cuestión de mala actitud o de rechazo al extranjero. Simplemente es la cultura del lugar y como tal hay que intentar respetarla.

Acercarte a ellos, explicar lo que haces, enseñarles que tu fotografía es un medio de expresión y de documentación de tu viaje les mostrará respeto y tendrás pocos problemas en entrar a donde quieras y hacer las fotos que necesites (casi siempre).

Dicho esto, sin duda hay muchas situaciones en las que pedir permiso no es lo ideal, por que te prometo que querrás capturar muchas escenas cotidianas y querrás hacer fotos más cándidas. Para eso, sigue leyendo.

2. El Equipo.

Una vez que nos hemos aclimatado a la cultura y el frenesí del lugar podemos seguir con el aspecto más técnico del tema. ¿Qué equipo es el mejor para la fotografía de viajes?

Bueno, la mejor cámara, es la que tengas, sin duda. Pero si puedes elegir antes de ir te recomiendo algo pequeño. Olvidemos el “look” fotógrafo profesional y aceptemos que hoy en día, la tecnología a avanzado tanto que vamos a conseguir una gran calidad casi con cualquier cosa.

Como fotógrafos aventureros, nos gusta estar en el meollo de las situaciones y estar cerca de la acción. Y es que como decía Robert Capa; Si tus fotos no son lo bastante buenas, es que no estás lo bastante cerca. Para eso necesitamos algo discreto y poco imponente.

Mi elección personal es el equipo Fujifilm. Uso una XPRO2 con un par de objetivos fijos y una X100T. De hecho le doy tanta importancia a la discreción que casi el 90% de las fotos de mi último viaje a Marruecos lo hice con la X100.

A mi personalmente me gusta este equipo por varias razones: Obviamente lo compacto que es. Además tienen una gran calidad de imagen, el rendimiento del sensor me parece sencillamente brillante. Las ópticas son de una gran calidad con un precio razonable y sin duda, el funcionamiento “mecánico” con los controles de diafragma en el anillo, diales de ISO, compensación de la exposición, visor óptico etc. Es uno de sus grandes valores.

¿Por qué? Por que la mejor manera de disparar es a la antigua, pasando de enfoques automáticos o de zooms, lo que nos lleva al siguiente punto.

3. La Técnica.

Si hay algo tremendamente sobrevalorado en fotografía es el llamado bokeh o fondo desenfocado.

Por alguna razón que no acabo de comprender, se ha hecho común pensar que si tienes un objetivo con diafragma f/1.4 o f/2 o 2.8, tienes que usarlo siempre a esa obertura, así tus fotos tendrán un aspecto más profesional y por lo tanto “mejores”.

Nada más lejos de la realidad. Cuando haces eso, te estás olvidando de aspectos mucho más importantes como la composición o la iluminación, y es que los objetivos tan luminosos están diseñados para ser usados en situaciones de poca luz y el desenfoque es una consecuencia de esta intención.

No digo que un retrato con un fondo bien escogido y un buen desenfoque no estén bien, pero cuando se trata de fotografía documental o callejera, una buena composición por capas y el famoso momento decisivo es lo que mola, es lo que transmite, lo que impacta.

Da igual la cámara que tengas, que la mejor manera de no perder el foco es cerrando diafragma y configurando tu cámara en enfoque manual.

Si, manual, es la mejor manera de no preocuparte por el autofocus, se acabó eso de perder fotos por no estar enfocadas. Y es que el uso de hiperfocales es lo que va a hacer que tu composición  y tu velocidad de disparo vayan al siguiente nivel. Y créeme que ser lo más rápido que puedas va a marcar la diferencia en Marruecos. Claro que te vas a llevar algún “fotos no” pero en muchas otras ocasiones, vas a ser tan rápido que ni siquiera van a darse de cuenta de que has hecho una foto.

¿Y que es eso de las hiperfocales te preguntarás? Pues muy  sencillo, es la técnica que usaban grandes maestros como Cartier-Bresson, Robert Capa o el más actual Alex Webb entre muchos otros.

Básicamente tienes que poner tu cámara en modo manual, un diafragma entre f/8 y f/16 con una focal entre 28-35mm en formato completo y pre-enfocar a una distancia de 1.5m si estás muy cerca de la escena o unos 3m si tienes un estilo más abierto. Así, en un rango de unos 7, 10m dependiendo de la focal y el tipo de sensor, lo tendrás todo enfocado y te podrás centrar en componer y disparar sin que tu cámara no clave el foco o que haya esa maldita diferencia de tiempo entre que aprietas el disparador y se hace la foto.

(Para saber más sobre la técnica de las hiperfocales pincha aquí)

Con estos tres “consejos”, ganas de aventura y unas buenas dosis de paciencia, cosa de la que hablaremos en otro momento, conseguirás unas fotos fantásticas en Marruecos y en cualquier otro lugar.

Inspiracion, viaje fotografico

¡Síguenos en Instagram!

@the_raw_society | @jorgedelgadophoto | @christelle_enquist

También te puede interesar:

Tierra sagrada
fotógrafo viajero
trucos composición
composición fibonacci
Storytelling and editingJorge Delgado-Ureña
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *