Historias que Inspiran: My Dad for a While

La vida de cada hombre termina de la misma manera. Solamente los detalles de cómo vivió y cómo murió son los que distinguen a un hombre de otro.

– Earnest Hemmingway

Mi padre falleció hace poco.

He estado mirando esta última oración durante la última hora sin saber cómo expresar por escrito qué es lo que quiero decirte. Y es que no soy escritora, soy fotógrafa.

Cuando perdí a mi padre, instintivamente traté de recordar los detalles de su vida y mi vida con él, pero por alguna razón no podía recordar nada. Sigo sin poder. Me aterroriza pensar que nunca recuperaré esos recuerdos y mi mayor pesar es no haber fotografiado esos preciosos momentos con él. No tener un testamento visual de su vida. No tener mis historias sin palabras para recordarlo.

¿Por qué te cuento todo esto? Bueno, una semana después de la muerte de mi padre, y por pura casualidad, me encontré con @my_dad_for_a_while en Instagram. Aquí es donde comienza esta inspiradora historia.

Ginebra Peña, autora de @my_dad_for_a_while creó la cuenta con el objetivo de compartir la batalla de su padre contra el cáncer. Recuerdo estar sentada en el sofá durante una hora mirando cada foto, leyendo cada texto y con las lágrimas cayendo muchas más veces de las que quisiera admitir. Huelga decir que su historia me conmovió profundamente.

El 1 de febrero de 2017, el padre de Ginebra, Roberto murió rodeado de sus seres queridos, y aunque hace más de un año que se fue, su memoria vive en los corazones de su familia y amigos. Además, las fotografías que tomó Ginebra y 74cm project afectaron a muchos desconocidos como yo por eso, entrevisté a Ginebra y su madre.

Christelle Enquist: Antes de entrar en el proyecto, cuéntanos un poco sobre Roberto.

Ginebra:

Mi padre era una persona muy vital, con un sentido del humor que rozaba, bueno no, traspasaba lo que era el humor negro. Estuvo hasta el día de su muerte cachondeándose, cachondeándose de la situación, cachondeándose del cáncer, cachondeándose de todo.

También era de las personas más tolerantes que he conocido en mi vida: le podías contar cualquier cosa y nunca te juzgaba y se tomaba la vida con mucha tranquilidad…siempre estaba allí.

Gemma: Yo destacaría que era súper tolerante, amigos de sus amigos; podías contar con él en cualquier momento y con un gran sentido del humor…muy de verdad, una persona muy de verdad.

My dad for a while, padre

CE: Roberto tenia un sueño, ¿Cual era?

Ginebra:

Ginebra: Mi padre tenía varias ilusiones, pero una de ellas era hacer el viaje que vamos a hacer ahora.

El también era fotógrafo y se pasaba largas horas con el Photoshop pero como tenía ordenadores muy malos se colgaban cada dos por tres. Trabajaba con un mapa delante suyo que le había regalado mi madre y en una de estas interminables sesiones de edición se le ocurrió el proyecto de conectar las 3 ciudades que le habían enamorado de joven: Estambul, Jerusalén y Cairo… Caminando.

CE: ¿Cómo fue el momento en que decidisteis ser ‘los ojos y piernas’ que cumplirían este sueño?

Ginebra:

Bueno en realidad yo estaba en Camerún haciendo un voluntariado, el vino a verme y estábamos hablando de sueños, ilusiones y fantaseando en viajes que nos gustaría hacer y me contó esa idea. Pensé: ¡Ostras, es la mejor ruta del mundo, no me imagino mejor viaje que ese! y le pregunte “¿voy a poder ir contigo?” y me dijo “claro!” Fue una idea que quedó grabada en mi y cuando enfermó le dije que, si no íbamos a poder hacer el viaje juntos, lo haría yo por el y repartiría sus cenizas por el camino a lo que el me respondió “haz lo que quieras con mis restos mortales hija”.

Una de las cosas que me enseño mi padre ha sido “disfrutar” del dolor. Me enseñó que era una parte mas de la vida y que además tenía muchos matices. Intentar ahorrarte el dolor no se puede. Hay cosas en la vida que te joden y ya está por lo que es mejor sumergirte en el dolor, procesarlo, digiérelo saborearlo…y la idea de hacer el viaje con la ruta de mi padre y poder dedicarle 6 meses me pareció la leche.

Un día volviendo de casa de mi abuelo le dije a mi madre, que conocía la idea, que tenía la intención de hacerlo y de hacerlo pronto y noté como se le cambiaba la cara y hubo un momento que le dije “¿quieres venir?” y casi sin poder terminar la pregunta ella respondió “¡si!”

Gemma: Fue pim pam y ya está. No haría este viaje con nadie más que con ella. Fue algo muy fácil de decidir.

My dad for a while, padre

CE: En el video de ‘crowdfunding’ de Verkami habláis de hacer el viaje ‘a vuestra manera’. ¿En que sentido es diferente?

Gemma: Pues en que tiene más componentes. El sueño de Roberto es el núcleo y lo que ha hecho que pongamos este proyecto en marcha, pero para nosotras es un proyecto con diversas caras. Tiene la cara de estar un tiempo ella y yo juntas que no lo hemos hecho nunca, ocurre en un momento vital en la que está ella y también yo. La maternidad ya la he acabado y he dejado dos adultos fantásticos para mi en el mundo. Mi papel ya lo he cumplido por decirlo así y ella todavía no ha llegado a ese punto.

CE: A parte de cumplir el sueño de Roberto, vuestro objetivo es unir a las personas a través de historias cotidianas. Cuéntanos un poco más sobre ello.

Gemma: Viajar por esa zona dos mujeres y llegar andando para mi tiene una fuerza brutal. El contactar con mujeres y conocer sus historias para hacernos una idea de cómo es realmente la situación más allá de las noticias que nos llegan, todas fotocopiadas y con el mismo patrón, con los mismos titulares. Llegar con humildad a pie y pedir de alguna forma nos acojan porque en algunos sitios habrá hoteles, pero en otros muchos no los habrá.

Ginebra: Para mi que me dedico a la cooperación y estoy en constante contacto con las consecuencias políticas que tiene nuestro ritmo, se me hace muy indigeríble ver las noticias y no hacer nada. Todo lo que nos llega de esas zonas es terrible pero también son noticias muy deshumanizadas: numero de muertos, numero de refugiados…Creo que ir dos mujeres, madre e hija, y acercarnos a estas personas y decirles “me importas, quiero saber quien eres, cómo vives y conocer tu historia” y encontrar esas historias que nos unan. Eso puede tener mucho poder.

Cuando decidí compartir lo de mi padre y su enfermedad en las redes sociales, cosa que no fue un acto muy meditado, empecé a recibir mensajes desde Irán, Estados Unidos, Inglaterra, Suecia, España…y pensé, ostras, hay mucha gente que se está sintiendo identificada, aquí hay un filón muy potente porque a pesar de ser culturas muy diferentes, hay pasiones humanas, cosas muy básicas que nos unen como personas. Fue algo más pasivo en la cual la gente se me acerco, pero hizo preguntarme ¿que pasaría si le diera la vuelta y me acercara yo a coger historias? a ver si consigo provocar un sentimiento de solidaridad o de comprensión mutua.

CE: ¿Cuales son los mayores retos con los que os habéis enfrentado hasta ahora en cuanto a realizar el proyecto?

Ginebra: Todo lo que hemos hecho son cosas que nunca hemos hecho ni mi madre ni yo. Plantear el proyecto, organizarlo, encontrar la financiación, la divulgación, sentarnos y decir, vale, todo este batiburrillo de ideas que tenemos, cómo hacemos un discurso más o menos inteligible. Ha sido un reto muy grande.

Gemma: También dejar todo resuelto aquí, parece mentira, pero hay muchas cosas que se tienen que dejar resueltos para irse 6 meses.

CE: ¿Y cuales son los retos que prevéis por el camino? (vamos a querer entrevistaros a la vuelta para comparar notas 😉

Gemma: Lo físico es lo que menos me preocupa, aunque en algún momento en los 6 meses nos vamos a enfermar. Pero no me preocupa. Si que me preocupa la carga de todo el material.

Ginebra: A mi lo que más me preocupa son las cosas mas básicas como tener un restreñimiento o lo contrario, que jode más que nada. Es algo común, pero debilita mucho. También el estar 6 meses juntas, las 24h (entre risas).

CE: Pregunta para Ginebra ¿Qué es la fotografía para ti?

Ginebra: Para mi es un instinto, un reflejo, una necesidad y una forma de canalizar las cosas. Me ayuda en los momentos difíciles a comprender, y en situaciones como en Camerún y sobre todo con mi padre, me ha ayudado a gestionar la impotencia.

También soy una persona muy desprendida de las cosas materiales, pero a lo que se refiere a las relaciones, la memoria, tengo síndrome de Diógenes (entre risas). Soy muy consciente del paso del tiempo y de que los momentos se van y tener la capacidad de capturar momentos y poder guardarlos me da muchísima tranquilidad.

CE: Y por ultimo, un consejo para todo aquel que quiera realizar un proyecto fotográfico propio.

Gemma: Que se lo crea. Que se lo crea de verdad. Yo creo que, si te lo crees, las cosas salen.

Ginebra: Sobre todo que tengas claro los motivos por lo que lo haces, no tanto lo que quieres explicar y lo que no, porque eso es más complejo. Pero sentir lo que estás haciendo y ponerle todo el corazón y toda la pasión sin preocuparte demasiado de lo que vas a hacer con ello posteriormente. Olvídate y disfruta.

Si te encanta el proyecto 74cm de Gemma y Ginebra tanto como a nosotros, puedes contribuir a través del crowdfunding de Verkami.

Días que quedan para hacer una donación:

0Dias
padre

¡Entre todos haremos que el sueño de Roberto se cumpla!

También recomendamos seguir sus aventuras en Instagram: @my_dad_for_a_while

¡Síguenos también en Instagram!

@the_raw_society | @jorgedelgadophoto | @christelle_enquist

También te puede interesar:

My dad for a while, padreGinebra Peña
trucos composición
Portrait tip
mission gold
Yemen by Samuel Aranda
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *