La Tierra Sagrada de la Fotografía.

(Fotografiando Cuba).

A lo largo de la historia de la humanidad han existido lugares en los que converge la gente en busca de inspiración, creatividad y sentido del propósito. En la antigüedad a estos lugares se les llamaba tierra sagrada, puntos de partida para todo tipo de religiones y culturas, pero con el tiempo estos lugares de “poder” han ido mutando en aspectos mucho más personales y menos relacionados con el misticismo como por ejemplo el hogar, la familia o las amistades.

La tierra sagrada es ese centro o punto de partida en el que existe una especie de energía mística que te permite “reagruparte” tomarte un respiro y dejar a la mente libre impulsos externos y centrarte.

Como fotógrafo he tenido la oportunidad de viajar y documentar el mundo y como persona han habido sitios con los que me he sentido más conectado que otros, sin embargo Cuba es un lugar aparte. Es uno de esos lugares en los que la inspiración, la luz, la creatividad… convergen en cada rayo de luz que baña la isla y te invita a centrarte en un único propósito, experimentar el acto de fotografiar.

Esta energía casi mística ha llamado a grandes maestros a lo largo de la historia y con razón. Es un país anclado en el pasado con un potencial visual y emocional incomparable, pero capturar esta esencia única no siempre es fácil, Obviamente es muy sencillo caer en clichés, por eso en este artículo vamos a hablar de cómo dejarte envolver por esta tierra sagrada de la fotografía y capturar con tu propia mirada uno de los países más fotogénicos del planeta.

«Fotografía lo que se siente, no lo que parece«

David Alan Harvey

Como os habréis dado cuenta por mi introducción, y por otros artículos que he publicado, los aspectos técnicos como ISO, tamaño de sensor o tipo de cámara no son algo principal en viaje del fotógrafo en “tierras sagradas” lo importante es explorar, explorar la vida y a uno mismo y explicar esa experiencia a través de tu fotografía.

¿Cómo te preguntarás?

© Jorge Delgado-Ureña

Tierra sagrada
Vívela.

Habla con la gente, escucha sus historias, observa la calle y olvídate de ideas preconcebidas, déjate llevar por la luz, los colores y el calor.

Tierra sagrada
No mires la pantalla, mira la vida.

En la era digital estamos acostumbrados a que, después de cada foto que disparamos, comprobamos como ha quedado en la pantalla trasera de la cámara. Eso es algo que en ocasiones es práctico, podemos asegurarnos de que estamos exponiendo correctamente o incluso podemos comprobar el foco de vez en cuando, pero mirar la pantalla constantemente hace que te pierdas parte de la experiencia. Es como cuando vas al cine a ver una película, si te vas al lavabo durante la película, cuando vuelves, aunque haya sido por un corto espacio de tiempo, el sentido de la historia puede haber cambiado drásticamente.

© Jorge Delgado-Ureña

Tierra sagrada
Céntrate y compón.

La composición es el lenguaje que te ayudará a contar la historia que quieras explicar, mediante la composición puedes hablar de situaciones complejas y dinámicas o escenas mas sencillas que pueden pasar desapercibidas. Y céntrate, Cuba es un lugar con infinitas posibilidades fotográficas, así que es fácil distraerse y estar siempre buscando la siguiente foto, eso puede llevarte a no terminar de hacer la primera.

© Christelle Enquist

tierra sagrada
Encuentra algo diferente.

Como ya hemos dicho, Cuba es uno de los países más fotogénicos del planeta y por lo tanto uno de los más fotografiados así que en ocasiones se hace complicado encontrar historias particulares pero no es imposible. Aplicando los puntos anteriores te será sencillo encontrar esas historias que te hacen hacerte preguntas y una cosa te llevará a la otra.

Por ejemplo, en mi último viaje a Cuba, mientras esperaba un pequeño ferry que te lleva de un lado de la bahía de la Habana a Regla un señor me explicó que años atrás, ese minúsculo barco que debe coger una velocidad punta de 3 km/h fue robado por un grupo de Cubanos que se lo querían llevar hasta Miami. Desde luego no llegaron muy lejos antes de ser detenidos, pero sin duda la historia me pareció fascinante. Y como esta hay muchas ahí fuera esperándote.

Cuba es un país fascinante, lleno de historias personales y de historia en general. Cómo explica David Alan Harvey, en Cuba es fácil sentirse como aquellos intrépidos fotógrafos de National Geographic de los años 50 que eran bienvenidos en cualquier parte y documentaban con sus cámaras las maravillas escondidas en los rincones más fotogénicos e interesantes del mundo.

También te puede interesar:

Portrait tip
composición fibonacci
las emociones a la hora de editar
Storytelling and editingJorge Delgado-Ureña
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *