¿Por qué cambiar megapixels por película te hace mejor fotógrafo?

Justo en el apogeo de la era digital, los estabilizadores, los procesadores, lo sensores y la calidad de imagen, empieza a ser notable en redes sociales el auge del uso de la fotografía analógica. Solo en Instagram el hashtag #FilmIsNotDead tiene alrededor de 8,5 millones de publicaciones y eso no es casual.

En un mundo en el que todo se tiende a homogeneizar y las modas en estilo fotográfico son la regla, el sobresalir o hacer algo diferente no es una tarea del todo fácil y es que para alguien que aspira a ser original, no hay nada peor que la mediocridad y creo que ahí es donde entra la fotografía analógica.

Pero antes de empezar con las virtudes creativas de la fotografía analógica vamos a hablar un momento de los costes de esta. Es común pensar que además del engorro de las esperas por llevar al laboratorio tu trabajo, éste, a grandes rasgos te sale muy caro; carretes, cámaras, objetivos, revelado etc. Pero la verdad es que si lo analizamos con un poco de calma nos daremos cuenta de que en realidad sale mucho más barato.

Comparemos por ejemplo el coste de un equipo digital moderno como una Sony A7III más un par de ópticas fijas como un 35mm y un 50mm. Sin contar con tarjetas de memoria, baterías extra o limpiezas ocasionales de sensor, ese equipo básico sale por unos 3200 USD. (Sin contar que cada pocos años te ves obligado a cambiar de cuerpo) Pero eso es Full Frame pensarás, además es una cámara muy nueva también, pero es que aquí es donde está la gracia, cualquier cámara analógica de segunda mano que puedas comprar siempre va a ser Full Frame, o más…

Y es qué si nos miramos por ejemplo una cámara analógica de alta gama como por ejemplo una Nikon F3, que en su momento era de gama profesional, construida como un tanque que te puede durar toda la vida, con prioridad al diafragma, cuerpo sellado y una selección de ópticas casi infinita, nos daremos cuenta de que este cuerpo lo podemos conseguir por unos 350 USD y si añadimos ese par de ópticas, tal vez nos salga por unos 300 USD más. En total podríamos hablar de unos 700 USD tirando alto. Ojo estamos hablando de top de gama en analógico, porque podemos conseguir un gran equipo por mucho menos dinero.

Solo comparando esos dos equipos ya podemos ver que el ahorro es de 2500 USD, que se dice rápido, pero claro, aún nos queda el tema del revelado y aquí es donde todo se mezcla un poco.

Si vas a tu disco duro y miras cuántas fotos has hecho en un año probablemente te salgan miles de ellas y con esas cantidades es bien posible que te gastes esos 2500 USD o más solo en revelado, pero (y es un gran pero) ¿Cuántas de esas miles de fotos son buenas fotos?

Si somos honestos, todos sabemos que tenemos cientos o miles de fotos acumulando “polvo digital” en el ordenador y una gran forma de, no solo acumular menos trabajo mediocre, sino también centrarnos más en la composición, la luz, el momento decisivo etc. es bajar el ritmo, observar más y disparar menos, cosa que la fotografía analógica nos ofrece.

Además de eso, la película nos permite experimentar con diferentes tipos de negativos; color, blanco y negro, diferentes balances de blanco, formatos o incluso revelar tu mismo en casa, cosa que es profundamente satisfactorio. Es el hecho de estar involucrado en todo el proceso fotográfico, el resolver las situaciones con las limitaciones del medio y el no ver al momento lo que estás haciendo (algo que muchas veces nos hace auto-complacientes y nos lleva a pensar que ya hemos hecho un buen trabajo). Es el hecho de trabajar esta tradición, que es ser fotógrafo, como antes, como lo hacían los maestros.

Todo eso es lo que te hace mejor fotógrafo.

Con esto no quiero decir que tengamos que tirar nuestras cámaras digitales a la basura, todo tiene su momento y su uso, pero sí te digo que pruebes y te lances a ello, un tiempo al menos. Te garantizo que muchas de las fotos que hagas te harán sentir algo que con digital no existe.

Para acabar y torciendo un poco una frase del gran David Alan Harvey que dice “fotografía lo que se siente, no lo que parece” te diría: Siente como fotografías y así fotografiaras lo que se siente.

¡Síguenos en Instagram!

@the_raw_society | @jorgedelgadophoto | @christelle_enquist

También te puede interesar:

tiempo para fotografía
Henri Cartier Bresson 50mm
Cambiar el mundo
Tierra sagrada
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *