Solo Travel:

El Viaje que Cambió mi Vida.

This Sadhu is smiling because he knows something I don’t. I’m about to be charged 100 rupees for the photo I was invited to take of him.

Solo travel, Nepal Sadh

Hace 3 años, mi viaje en solitario de 6 meses llegó a su fin y mi vida, como lo había conocido anteriormente, también. Pero antes de entrar en cómo cambió todo y lo que aprendí de la experiencia, déjame decirte cómo comenzó todo.

Había estado trabajando durante 10 años en publicidad y cada cierto tiempo tenía una crisis existencial. Cuestionándome si apagar fuegos, si ser un  saco de boxeo para los creativos, el psicólogo de los clientes y a menudo trabajar entre 12 y 14 horas para jefes ingratos  era lo que quería hacer para el resto de mi vida. Entonces, estas crisis comenzaron a ocurrir con más frecuencia.

Honestamente, no creo que eso solo hubiera sido suficiente para empujarme a tomar la decisión que tomé, sin embargo, en paralelo, por esa ésa época me había convertido soltera contra de mi voluntad (sí, me dejaron), además estaba pasando por algunos problemas familiares que me hicieron darme cuenta de que el trabajo no lo era todo en la vida, y para colmo, mi jefe acababa de cruzar el umbral de la cordura hacia una sórdida locura que solo se encuentra en las películas (este fue el punto de inflexión, por lo que en verdad, se lo agradezco).

Entonces, una buena mañana (después de tomar un Diazepan y que este hiciera efecto) entré en la oficina de mi jefe y renuncié.

NOTA: En este punto, innumerables personas me dijeron lo valiente que era y solo quiero aclarar que no tenía (y aún no tengo) hijos y que tenía un colchón financiero al que recurrir. No fue la valentía, sino la necesidad y el miedo a una vida insatisfactoria lo que impulsó mi decisión.

Sin trabajo, sin novio, algo de dinero y algo de tiempo.

Tenía 33 años y nunca había viajado sola: no estaba contenta en mi propia compañía durante largos períodos de tiempo (un día) y la idea de cenar sola me asustaba. Entonces, sin trabajo, sin novio, algo de dinero y algo de tiempo, decidí que un viaje en solitario de 3 meses sería una excelente manera de enfrentar mi miedo a la soledad y descubrir qué iba a hacer con el resto de mi vida. ¿Por qué 3 meses? Simplemente parecía el punto ideal entre tener suficiente tiempo para ‘descubrirme’ sin arruinarme  y mantener mi condición de adulto responsable. También significaba que tendría suficiente tiempo para hacer un voluntariado, algo que había soñado hacer desde que tengo memoria.

¿A donde?

Soy una planificadora, así que mi primer instinto fue planificar los 3 meses completos. Sabía que quería incluir Hong Kong (para visitar amigos), Nepal (donde iba a hacer de voluntaria), Myanmar, Tailandia, Laos, Vietnam, Malasia (otra parada en boxes para visitar amigos) y finalmente Singapur (el lugar donde yo nací y pasé una buena parte de mi vida), pero pronto me di cuenta de que era algo complicado de hacer: ¿qué pasaría si quisiera quedarme más tiempo en un lugar? ¿Qué pasa si en el camino había algo más que valía la pena visitar que no  estaba en mi itinerario original? ¿Qué pasaría si hubiera una inundación en uno de los lugares y no pudiera llegar (durante mi viaje, el tiempo no iba a ser genial, iba a seguir los monzones en Asia)? Finalmente, y en contra de mi naturaleza, decidí tomar mis vuelos de ida y un viaje de ida y vuelta a Nepal y dejar el resto … sin planificar.

LECCIÓN 1: ¡RELAJATE!

Timed selfie. After 20 tries to do a timed handstand I gave up and did this instead instead. It took only another 10 tries.

selfie shot, more than 10 tries later

Lo no planificado fue una de las mejores decisiones que tomé porque A. me enseñó a relajarme un poco y a tomar las cosas como venían (un concepto totalmente nuevo para mí) y B. me proporcionó aventuras y descubrimientos que no habría tenido de lo contrario. También me dio la flexibilidad de extender mi viaje, que eventualmente se convirtió en 6 meses de viaje.

Una inesperada historia de amor

Llegar a Nepal fue un gran choque cultural para mí y resulta que me encantó. Me encantó cómo la gente insistiría en hablar conmigo a pesar de darse cuenta de que no entendía nada, me encantó la amabilidad y el sentido de comunidad de las personas, incluso me encantó el caos y la frustración de no saber lo que estaba sucediendo en todo momento y la aparente falta de espacio personal (a esto último me costó acostumbrarme), pero un día, mientras era voluntaria, una señora que conocía entró a mi habitación sin ser invitada y se quedó mirando mis cosas dándome una gran sonrisa desdentada y en ese instante me di cuenta de que no era anormal y que podía hacer lo mismo. ¡Un mundo completamente nuevo se me había abierto!

Volunteering in Nepal with Nepal Sonríe

Volunteering in nepal, solo travel

LECCIÓN 2: CON UNA MENTE ABIERTA Y SIN IDEAS PRECONCEVIDAS, TU ZONA DE CONFORT PUEDE EXPANDIRSE MÁS ALLÁ DE TUS SUEÑOS MÁS SALVAJES.

Entonces, me había enamorado de Nepal y eso fue genial, lo que ciertamente no esperaba era enamorarme de verdad. Esta es la segunda parte de la historia de amor y, aunque no voy a entrar en detalles, diré que él es el cofundador de The Raw Society, pronto nos casaremos y su constante apoyo y ánimos me ha acompañado a través de muchos cambios en la vida durante y después del viaje.

Modo de pánico: ON

Estaba en Mandalay, Myanmar y, por primera vez en dos meses, me sentía sola. REALMENTE sola. Recuerdo que había salido a explorar la ciudad y había llovido todo el día, así que había estado saltando de un café vacío a otro comiendo bocadillos de jamón y queso. Cuando volví a la habitación del hostal, estaba empapada y cuando me senté en mi cama, el pánico se apoderó de mi. ¿En qué estaba pensando? ¡No estaba hecha para esto! ¡¿Y POR QUÉ DIABLOS HABÍA EXTENDIDO MI VIAJE  OTROS 3 MESES? !!!

LECCIÓN 3: ¡ESTAR SOLA ESTÁ BIEN!

Una llamada telefónica y algunos mensajes más tarde estaba fuera del modo  pánico y me di cuenta de que tenía más miedo de la idea de estar sola que de estar realmente sola. Saber eso fue liberador porque al menos había algo que podía hacer al respecto, y lo hice.

Ya había estado tomando fotos todos los días y las había publicado en la cuenta de Instagram que había abierto específicamente para mis viajes como una especie de diario, pero de ahí en adelante, este diario de fotos se convirtió en mi ancla y me dio el sentido de propósito que necesitaba para superar esos momentos de soledad.

LECCIÓN 4: NUNCA ESTÁS REALMENTE SOLO SI NO QUIERES ESTARLO

Gillian and Elissa, the two lovely ladies that adopted me for a while despite the fact that they were on a girls trip together.

Bagan, travelling with new friends

Lo sé, suena contradictorio a lo que te acabo de decir, pero la otra parte de superar la soledad es salir y abrirse al mundo. El día después del incidente de pánico, salí con una nueva mentalidad y la voluntad de entablar una conversación y todo cambió.

Tal vez me excedí un poco con la ‘apertura’ porque acabé en el asiento trasero de lamoto de un completo desconocido recorriendo la ciudad. Por un momento estuve segura de que meses después los titulares de los periódicos dirían: «Ella pensó que lo tenía todo resuelto. El cuerpo de la directora de cuentas desaparecido fue encontrado en la sala de almacenamiento de la estación de autobuses, ” pero todo este escenario (y varios otros que experimenté en los próximos meses) me enseñaron la próxima valiosa lección.

LECCIÓN 5: LAS PERSONAS SON IMPRESIONANTES

Con toda la mierda que vemos en los medios de comunicación (terrorismo, tiroteos masivos, casos de acoso sexual #metoo, presidentes locos, extradiciones, racismo, corrupción, influencers falsos, begpackers …), es fácil olvidar que las personas también pueden ser increíbles, amables, desinteresadas y asombrosas. Viajar ha sido y sigue siendo un gran recordatorio de esto para mí, y cuando me siento saturado de toda la negatividad que se difunde tan solo he de recodar mis experiencias personales para darme cuenta de que existe mucha gente buena en el mundo.

¿Y después qué? 

Mientras viajaba, mi objetivo era tratar de averiguar qué iba a hacer cuando volviera a la realidad y eso me ponía mucha presión. Me encontraba pensando en esto demasiado a menudo y perdiéndome lo que estaba frente a mí.

LECCIÓN 6: ESTAR PRESENTE

Me tomó más tiempo de lo que debería, pero finalmente tomé la decisión de NO tratar de averiguar qué iba a hacer después y concentrarme en disfrutar y absorber hasta el último detalle de este viaje único en la vida.

Hace tres años exactamente, regresé de esta increíble aventura y lo que vino después fue un nuevo viaje y una nueva vida. Pasé a fundar, junto con Jorge Delgado-Ureña (el chico de la historia de amor) Raw Photo Tours, lo que nunca hubiera sido posible si no hubiera hecho mi viaje en solitario y aprendiera todas las lecciones en el camino.

Para terminar, quiero compartir una cita que me encanta porque seamos sinceros, el cambio puede ser aterrador a veces.

 «Si no tienes miedo de tus sueños, no son lo suficientemente grandes»John Stanmeyer

También te puede interesar:

Responsibility in photography
lighting
Tierra sagrada
fotógrafo viajero
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *