Un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Mississippi Delta workshop

La fotografía es un medio que absorbe a casi todo el mundo, lo llaman el lenguaje universal, una fotografía la puede leer cualquier persona de cualquier país y cultura, y eso no solo nos da un gran poder cómo creadores, también como personas. Y cómo decía el tío Ben a Spiderman, un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Vivimos un momento fascinante en el mundo de la fotografía. Hoy en día no hay un medio de expresión al que sea más fácil acceder, las cámaras cada vez son más pequeñas y baratas, ofrecen una gran calidad de imagen e incluso la fotografía analógica está resucitando cual Fénix de entre las cenizas.

No soy una persona particularmente optimista (tampoco pesimista) sin embargo, creo que esta tendencia es una gran oportunidad, ya que, con todo este potencial visual, entre todos podemos hacer algo importante, y es ahí donde entra la parte de la responsabilidad.

Ya seas amateur o profesional, eres fotógrafo, por lo tanto, hablas fotografía y eso te da la oportunidad no solo de crear algo bonito que puedes compartir en las redes sociales a cambio de unos cuantos “likes”, sino también te permite contar historias, derribar barreras, darle voz a gente que no la tiene, explicar lugares a los que otras personas no pueden ir.

Te puedes convertir en reportero de tus propias aventuras.

Hay un concepto en neurociencia que se llama neuroplasticidad. A grandes rasgos el concepto indica que nuestro cerebro reforma su estructura a medida que aprendemos algo, así que básicamente, cuando aprendemos fotografía estamos cambiando la forma de nuestro cerebro y por lo tanto también la forma en la que vemos y experimentamos el mundo. Como muchos de vosotros ya habréis notado, cuando estáis de viaje o caminando por la calle veis luces, sombras, texturas, momentos … Estáis experimentando el mundo de una manera que no se puede explicar más que a través de la fotografía. ¿No sería genial usar este lenguaje para enseñar a otros nuestra pequeña porción de la realidad? ¿Para enseñar a otros las realidades a las que podemos acceder y ellos no?

Utilizo lo que sé sobre los elementos formales de la fotografía al servicio de las personas que estoy fotografiando, no al revés. No estoy tratando de hacer declaraciones sobre fotografía. Estoy tratando de usar la fotografía para hacer declaraciones sobre lo que está sucediendo en el mundo.– James Nachtwey.

No digo que tengamos que irnos todos a documentar la guerra o que nos pongamos en situaciones de riesgo, pero sí digo que tienes potencial de un lenguaje universal, y es (en mi opinión) tu responsabilidad usar tu voz, tu visión para algo más que la gratificación instantánea de unos “likes”. Hay cientos de historias extraordinarias por ahí que merecen ser contadas y tú tienes el poder de contarlas.

Imaginas como sería el mundo si todos pusiéramos nuestra fotografía al servicio de las personas o lugares que fotografiamos?

¡Síguenos en Instagram!

@the_raw_society | @jorgedelgadophoto | @christelle_enquist

También te puede interesar:

What bag to travel with
Weegee
Mississippi Delta Cowboys and Cowgirls project by Rory Doyle
lighting
mission gold
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *